Preparación del instrumento

Antes de empezar

Ten en cuenta que la manipulación del alma u otros elementos de tu bajo están prohibidos si tu instrumento está todavía cubierto por garantía. Si es así te recomiendo llevar tu instrumento a un luthier profesional. Si eres totalmente inexperto te recomiendo que empieces a practicar con un instrumento sin
mucho valor antes de hacerlo con el tuyo. En un instrumento en desuso si ocurre algún problema, tu error no tendrá mayores consecuencias y tu experiencia mejorará a pesar de haber cometido el fallo.

El lugar

Lo ideal es un sitio amplio que te permita el acceso al instrumento sin obstáculos. Una mesa suficientemente grande para que el instrumento entero pueda entrar en ella sin problema. Extiende una manta o toalla para que el instrumento no sufra ralladuras.

Importante

En Invierno los cambios bruscos de temperatura de exterior a interior de edificio provocan que el mástil de algunos instrumentos se puede mover mas de lo normal, por ello si queremos ajustar el instrumento lo mejor es dejarlo en reposo durante un tiempo, para que llegue a ajustarse a la temperatura ambiente, lo cual puede llevar 2 horas, por lo que debes dejar el instrumento fuera del estuche un par de horas, alejado de cualquier fuente de calor.

Herramientas

Antes de empezar, debes preparar las herramientas que vas a utilizar para ajustar el bajo. Son las siguientes:

  • Destornilladores planos o de estrella (dependiendo de los tornillos que lleve el bajo) para poder quitar la tapa del alma si nuestro bajo la tiene, y para destornillar la tapa de las pilas si nuestro bajo es activo.
  • Pila o pilas si nuestro bajo es activo. Normalmente necesitaremos una pila de 9 V o 2, si el bajo es de 18 V.
  • Juego de galgas para ajustar la altura de las cuerdas. Si no lo tenemos, podemos utilizar la tarjeta de crédito.
  • Nuevo juego de cuerdas.
  • Llaves Allen, si resulta que el puente lo necesitara.
  • (Opcional) Tester para comprobar el estado de la pila.
  • Pincel o bayeta, o mejor aún, una gamuza.
  • Esencia de trementina para la limpieza del diapasón.
  • Plantillas para la comprobación de la curvatura del diapasón.
  • Alicates pequeños para cortar las cuerdas.
Importante

Si debemos limpiar el instrumento en profundidad, es necesario para acceder a todas las partes, quitar todas las cuerdas a la vez. Hay que recordar que en un ajuste rutinario, que no implique una limpieza en profundidad, no es necesario, es más se desaconseja quitar las cuerdas. Ello puede producir un desajuste del mástil debido a la tensión del alma, la cual no estará compensada por la tensión de las cuerdas, por lo que el instrumento tardaría bastante más a estar óptimo. Por lo tanto, en un ajuste rutinario, debemos cambiar las cuerdas una por una.

Preparación del instrumento

Si ha pasado mucho tiempo desde el último ajuste, no estaría mal, y le convendría al mismo hacerle una limpieza en profundidad.

Para ello necesitaremos un pincel, un trozo de franela o gamuza, un producto de limpieza de superficies acabadas, o un limpiador específico para las guitarras, y por último, aceite de nueces o de teca de esencia de trementina.

  • Quitamos las cuerdas
  • Si vamos a hacer el ajuste después de la limpieza, no es necesario soltar el alma.
  • Si después de la limpieza planeamos dejar el instrumento sin cuerdas más de 4 – 6 días, es conveniente aflojar la tensión del alma para que el mástil no sufra deformaciones, las cuales después son difíciles de solucionar.
Importante

Si vamos a hacer el ajuste después de la limpieza, no es necesario soltar el alma del mástil. En caso de que después de la limpieza planeemos dejar el instrumento sin cuerdas mas de 7 – 8 días, es conveniente aflojar la tension del alma para que el mástil no sufra deformaciones que podrían ser difíciles de solucionar más adelante.

Afloja el alma si piensas dejar el instrumento sin cuerdas por un periodo mayor de 7-8 días.