Tenemos 3 familias de instrumentos musicales, las cuales se dividen dependiendo del material por el que están hechos los intrumentos, y luego por su ejecución.

Las familias de instrumentos que existen son las siguientes:

  • Cuerdas
  • Vientos
  • Percusión

Instrumentos de cuerda

Los instrumentos de cuerdas son aquellos que efectúan su sonido por la puesta en vibración de las cuerdas. Estos instrumentos, según su ejecución pueden formar parte de las cuerdas frotadas, como el violín, en los cuales la mano no tiene contacto con las cuerdas sino a través de un arco, y las cuerdas percutidas, como la guitarra, las cuales tienen contacto directo con la mano ejecutante.

Instrumentos de cuerda

Instrumentos de cuerda

Instrumentos de viento

Los instrumentos de viento son aquellos que efectúan su sonido por la puesta en vibración de una columna de aire. Estos instrumentos se clasifican según su material de fabricación, tenemos entonces las maderas, se conocen así a los instrumentos que fueron elaborados originalmente en madera, y los instrumentos de metal, en esta categoría van aquellos instrumentos que originalmente fueron fabricados en bronce, sin incluir la flauta, porque originalmente era de madera, y el saxofón, que vibra con una lengüeta.

Instrumentos de viento

Instrumentos de viento

Instrumentos de percusión

estos instrumentos, prometen ser los más básicos en su ejecución, sin embargo proveen utilísima información, arqueológica en la formación de civilizaciones, los instrumentos de percusión, son aquellos que suenan a través de golpes a este mismo. Casi todas las cosas pueden convertirse en instrumentos de percusión, pero según el
grado de fabricación se pueden clasificar en: idiófonos, son aquellos que suenan en sí mismos y los membranófonos, que requieren un tipo más avanzado de fabricación, requieren un pensamiento previo en la fabricación del instrumento.

Agradable al oído

Para que el resultado sonoro sea aceptable al oído musical, debe cumplir una serie de características propias innegables pero no inflexibles. Cuando algo es agradable al oído no se esta refiriendo al oído individual del ser humano sino al oído colectivo, esta subjetividad nos lleva a analizar lo que conforma la música, sus elementos formantes.

  • Melodía: es la sucesión de sonidos singularizados
  • Armonía: es la sucesión de sonidos pluralizados.
  • Ritmo: es la sucesión de sonidos, silencios y acentos.
  • Instrumentación: es la fuente productora del sonido.

Cuando hablamos de agradar al oído estos elementos conformantes deben
estar presentes, no necesariamente todos de forma directa pero si de forma discriminante. Es decir, puede sonar una melodía y aun sin llevar tiempo, esta melodía lleva una armonía y una cualidad rítmica implícita, de lo contrario sería ruido.

Los géneros musicales actuales muestran una nueva forma musical que en otros tiempos no se veía, es decir, ahora hay tanta variedad de géneros, subgéneros y fusiones que es difícil saber a dónde vamos a llegar, pero mientras las cualidades del sonido y los elementos de la música se mantengan seguirá en rigor estas definiciones.

Las leyes que lo rigen

La teoría musical debe encargarse del estudio de la música, dentro de unas leyes determinadas. La música es un lenguaje, y como tal, se puede leer, escribir y hablar.